Decir que te vas a leer un libro es valiente teniendo en cuenta nuestras agendas repletas de tareas. ¿Pero un libro entero?

Hace unos días preguntamos a un cliente habitual por qué pensaba que la gente compraba nuestros manuales:

“Algunos, como material de consulta.

Otros, por los ejercicios resueltos paso a paso.

Y luego había los autodidactas, entre los que nos gusta incluirnos”.

Así que pensando en vacaciones se nos iluminó la mirada.

Ocio intelectual

El mes de agosto es para muchos el único momento real del año en el que tenemos de verdad tiempo para nosotros mismos.

Con el permiso de padres, hijos y abuelos solemos tener un poquito más de disponibilidad de lo habitual.

Y siempre hay espacio en nuestro equipaje para un libro.

¿Te apetece entrenar un poco las neuronas?

Aprender por placer

Tras muchos años de docencia terminas preguntándote cuál es la motivación de determinados alumnos por aprender.

Algunos lo hacen por obligación.

Otros por necesidad.

Finalmente, hay un pequeño grupo que lo hacen por placer.

¿Estás tú entre estos afortunados?

--

Querido lector,

Un libro no necesita cobertura.

En el online encontramos multitud de recursos que no vamos a poder consultar si nos encontramos en el extranjero.

O en un avión.

Te animamos pues a visitar nuestra web en búsqueda del libro ideal para tus vacaciones.

¡Este verano sí me voy a leer un libro entero!

Como siempre, estamos a tu disposición por las vías habituales de contacto.